Dungeon ni Deai o Motomeru no wa Machigatteiru Darou ka (Danmachi)


Una de las gratas noticias del año ha sido, además de los titanes del anime que regresan este año, la confirmación de la segunda temporada del anime de la popular diosa lolita con un busto de gran tamaño. Una nueva entrega del anime comparado con un dolor de cabeza, que durante su primer espacio fue uno de los favoritos de muchos por su historia, su universo y, para la gran mayoría, por Hestia.




La historia sigue a Bell Cranel, un aventurero solitario de 14 años que sirve a la diosa Hestia. Como el único miembro de la Familia Hestia, Bell trabaja duro cada día en el dungeon con el fin de fortalecerse. Él admira a Aiz Wallenstein, una famosa y poderosa espadachín que una vez le salvó la vida, haciendo que éste se enamore de ella. Bell no se ha dado cuenta de que muchas otras chicas, deidades y mortales por igual, han desarrollado sentimientos hacia él; más notablemente la misma Hestia, a la vez que él ha ganado aliados y mejorado con cada nuevo desafío que enfrenta.

Con una premisa poco prometedora y muy desilusionante, Dungeon ni Deai o Motomeru no wa Machigatteiru Darou (abreviada como DanMachi) presenta una historia ligera con pinceladas de humor y los estereotipos que siempre deben estar presentes en las de su tipo. El anime es ante todo entretenido, sin ninguna ambición de revolucionar el género o dejar escenas memorables. La historia en sí misma es plana, lo realmente bueno es el contexto.




La ciudad del calabozo

El universo de DanMachi se centra en la ciudad ficticia de Orario, lugar que basa su economía y vida en el dungeon, el calabozo, donde existen toda clase de bestias salvajes que al morir dejan una recompensa para el valiente aventuro que las enfrente.  Uno de los factores que le dan puntos positivos a esta historia es lo interesante de su mundo y la similitud con los clásicos videojuegos de rol (RPG), donde los aventureros o jugadores se agrupan en clanes, incrementan sus niveles, liberan nuevas habilidades y van adentrándose más en el dungeon.

La gente de Orario se une en grupos llamados Familias, las cuales cumplen varias funciones, que van desde adentrarse en el calabozo hasta crear objetos, y cada Familia es nombrada de acuerdo a la deidad residente a la que sirve (Familia Hestia, Familia Freya, etc.).





Grandes senos, pequeños desarrollos

La trama es ligera, directa y ciertamente provocadora en varios aspectos; es decir, existen chistes sobre senos tan burdos y sosos como en cualquier anime de su categoría, pero se dan el tiempo de crear escenas donde no precisamente se busca humor, pero que sí logran erotismo. La coprotagonista es el principal factor de fanservice y humor estigmatizado: la loli tetona Hestia. Sin embargo, el interés romántico del protagonista sigue siendo otro estigma: la kuudere Aiz Wallenstein, quien logra mantenerse sensual pese a su inexpresividad.



El anime se emitió durante la temporada primavera de 2015.
El desarrollo de sus personajes es otro punto negativo, ya que en este tipo de animes existen dos o más estereotipos en cuanto a historias del protagonista. El primero es el de una puerta parlante que con monólogos reflexivos y sin mucho esfuerzo enamora a cuanta chica encuentre a su paso. El segundo, y el caso de Danmachi, es el insufrible chico que se esfuerza desesperadamente y todo le sale mal hasta que, por un giro argumental, resulta ser el elegido de algo o tener una habilidad extremadamente injusta que le da ventaja sobre otros, enamorando también a todas las mujeres que se le crucen.




El protagonista, Bell, es extremamente insufrible y moralista, al punto que, sin ver la serie, uno puede asumir su desarrollo y lamentablemente tener razón. La diosa Hestia, lejos de su fetichización, muestra un desarrollo interesante al darlo todo por su sirviente y estar en un constante esfuerzo a lo largo de la historia. El resto de personajes tienen un desarrollo corto pero conciso según el arco. El pecado de DanMachi no es desarrollar mal a sus personajes, sino hacer lo que uno espera que suceda.

Además, su narrativa tiene ciertos fallos en la estructura, no existe una explicación como tal del universo, solo se deja que todo caiga por su peso, lo que genera algunos huecos argumentales. El principal pecado de la historia es tener la poca ambición de construir algo que sea extremadamente bueno.




El esfuerzo por quien cree en nosotros

Dungeon ni Deai o Motomeru no wa Machigatteiru Darou ka termina siendo buena a pesar de todo. Su estructura es sólida a pesar de los fallos, la serie no tiene miedo de mostrar el desarrollo de los personajes pese a que sus episodios puedan ser considerados como relleno. Asimismo, la similitud con un videojuego es algo que se ve favorecido con la simpleza, ya que uno logra identificarse con el protagonista y sentir la historia del anime como si uno mismo la estuviera jugando.

La perseverancia, el esfuerzo y el trabajo duro se ve reflejado en la Familia Hestia, dándole un peso que quizás se ve opacado con cada movimiento del busto de la diosa, pero que está presente. Como si un feroz depredador estuviera a la caza de un ciervo que escapa, pero en lugar de rendirse continua.



Asimismo, aquellos detalles que pueden resultar agobiantes se ven contrastados con los aspectos del contexto. Es decir, la serie presenta al protagonista insufrible y muy especial que enamora a cuanta chica encuentra, pero la chica es la que presenta el caso particular ya sea porque se ve envuelta en un problema económico o tiene un pasado oscuro en el calabozo, y eso termina siendo lo atrayente de los arcos. Sabemos que el protagonista la ayudará y ella se enamorara, pero desconocemos qué paso y es lo que le da fuerza al arco.



Otro punto bien logrado, es la acción. DanMachi posee escenas de batallas grupales e individuales excelentes, la animación y la banda sonora generan sensaciones geniales, que de la mano de una risa macabra logran escenas realmente brutales.

Juzgar a Dungeon ni Deai o Motomeru no wa Machigatteiru Darou ka solo por declarar a su personaje emblemático como una loli tetona, sería una limitante. La serie tiene una cantidad de deficiencias que no se comparan en lo más mínimo con el prejuicio a apostar por ella. Este anime es una gran alternativa por su historia, ligera, rápida, audaz y con toques entre lo erótico y épico.



Dungeon ni Deai o Motomeru no wa Machigatteiru Darou ka tiene innumerables carencias en tantos sentidos que fácilmente algún erudito del anime, de los que manifiesta que no puede apagar su cerebro para disfrutar, podría ubicarla en el basurero. Pero también posee tantos aciertos, que difícilmente uno podría criticarlo sin sentir remordimiento. Danmachi realmente termina en una suerte de limbo con series que podrían haber sido buenas o lo son para algunos, como también un bodrio para otros.

A pesar de ello, la historia se disfruta y emociona mucho más que el promedio de la oferta de animes del mismo género que se exhiben en diversas páginas de anime legal o ilegal. En su segunda temporada cae el peso de traer hacia la luz su historia o terminar de hundirla por completo.



Episodios: 13 + OVA
Disponible en: Crunchyroll
Año: 2015



Esta reseña fue escrita para Anime sama. Publicada el pasado 21 de Mayo en su web. Los invito a visitarlos y leerlos. 

Comentarios

  1. Tal y como lo señalas, pese a que Bell tiende a ser muy predecible - lo cual tiende a ser aburrido y exasperante - , pese a que tiene una trama simple cual suerte de Made in Abyss - cosa que en vez de ir a los subsuelos, te vas a una suerte de torre de babel interminable, y pese a la fetichización de Hestia yo creo que DanMachi es más que un anime mediocre tirando para malo porque dejando de lado la animación que es muy buena y del fanservice, existe un intento de desarrollo de personajes; Hestia, la diosa tetona, marginada por todos (incluso humanos) que solo tiene un familiar, tiene que lidiar con el prejuicio divino y con sus propios sentimientos (Ya que Bell pues es impavido ante "sus encantos"), de la misma manera con la zorrita que les acompaña que también tiene su pasado de ladrona, con el herrero e incluso con Aiz (Aunque Aiz es más "profundizada" con su spin off).

    De todas formas creo que esta un poquito más arriba de la media por lo que ya te he mencionado. Buena reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias , amigo. Consideró que dependerá mucho de su nueva temporada , el valor de la serie.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Buenas, yo no lo encontré particularmente insufrible ni nada por el estilo. Es más confieso que me divertí en ciertos puntos, pero el estilo casi a un Isekai (sin el elemento de joven teletransportado a otro mundo) en la concepción de su universo y otros rasgos (tratamiento cuestionable a los personajes femeninos, incidencia temática superficial, exposición aburrida, etc) no le deja en buen lugar en una época donde ya han pasado muchos sin pena ni gloria. No aporta nada nuevo ni tampoco hace nada genial. Tal vez entretenido, pero insustancial.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Hola
    Parece la clase de historia que odio y que termino escribiendo pestes de ella y la verdad no tengo nadita de ganas de sufrir un anime (dado que ultimamente es dificil que vea uno en realidad)
    Tu blog ha cambiado de look, que guay.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amiga. Notó que no te pasas por qui a menudo xD No te preocupes.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares