domingo, 2 de abril de 2017

Estamos de aniversario

Hace frió como hace cinco años en las calles de una Av. comercial, Caqueta. Antes de conocerla pensaba que no había nada más doloroso que perder la muela del juicio, pero ella era como si te arrancasen toda la dentadura. El ambiente huele a basura, orines y animales. La avenida es un desfile de comidas, detergentes, abarrotes, personas sin ningún respeto por las normas municipales y melancolías de viejos recuerdos. 
Huele a mierda de perro, el humo no me deja ver bien. Mis sentidos no son claros, fue suficiente por hoy. Tiro la colilla y guardo lo que sobra. 
“Mi papá me sacó la mierda…”, no recordaba su voz de esa manera, ¿realmente sonaba así? Ya son cinco años sin saber de ella.  Suspiro y observo al cielo. Las nubes grises sonríen y forman cabellos extraños con un cuerno. Mi mente se ríe pensando que sus yeguas, de nubes también, le son infieles. 
Era difícil de creer, pero el meadero no olía del todo mal. Aquel poste de luz era adoptado por borrachos para saciar las necesidades, como perros los cuales eran los verdaderos dueños. 
-Estamos de aniversario…- digo tambaleándome, como si estuviera en la tela de una araña. 
Cierro los ojos cansado, no debí jalar tanto. Nota mental, me digo a mi mismo, no debo volver a envolver marihuana y ni cocaína en una sola mota. 
-Estamos de aniversario…
Abro los ojos. 
Me encontraba en un baño color lavanda. Me estaba afeitando, con apenas una toalla tapándome las piernas. ¿Ya me había muerto?
-¿qué es esto?
-Estamos de aniversario… 
Ella estaba frente a mí con una toalla de manos que solo le cubría el frente. No recordaba que su voz fuera tan suave, ni que su cabello teñido de rubio se viera tan bien y mucho menos que su cuerpo fuera tan sensual…
-¿Aniversario de qué? 
-Son cinco años de casados, querido. 
“Casados”, aquella palabra como un balde de agua me hace estremecer. 
-Ni de mierda…
-¿Amor?- preguntó ella.
-No me he drogado tanto, primero cabro a casado. 
Entonces, no era un balde de agua fría, había empezado a llover. Seguía frente al poste de luz.  Las lágrimas se acumularon en mis ojos.
-¿Casado?- mis ojos no paraban de llorar- La droga me ha fallado… todo menos eso.  



2 comentarios:

  1. Jajaja, ¿tan mala es la perspectiva del matrimonio?, ¿o tan mala es con relación a la mujer en especifico?, me han dado ganas de rodar los ojos y decir "hombres", jajaja, un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, no pienso así xD bueno normalmente no. Solo era algo raro que soñe que iba por ese lado. Gracias por pasar por aqui. Me lleno de alegria tu comentario xD

      Eliminar