domingo, 25 de diciembre de 2016

Conejo negro - Prefacio

Prefacio


Algunos decían que eran salvajes, asquerosos indígenas que nunca han recibido educación. Otros que eran antiguos demonios incas indignados al ver en lo que convertimos su tierra. Los más reservados, que eran solo rumores; es decir, simplemente eso no existía. 
-Pa…- llamó.- ¿Sabías que Rosa Rodas fue acusada injustamente de bruja por un conde inglés?
Se encontraba leyendo una tesis de la Pontífice Universidad Católica del Perú sobre la última bruja limeña, estaba muy temida en temas de ocultismo y con los últimos acontecimientos en la capital, su investigadora interna había despertado.  
Nadie ha visto uno, pero ya existía el rumor. Rumores de altos con cuernos, bajos con alas. Paisas bien vestidos con arrugas en la cara, gringos zarrapastrosos muy guapos. Algunos incluso más exagerados decían que eran fieras nocturnas. Antiguos bromeaban con demonios incas, cuyes gigantes, o  incluso llamas mutantes. 
Se decía, que llegó el día que pagaríamos nuestros pecados, que nosotros buscamos nuestro exterminio. Que el sol los mando para purificar su tierra santa de tanta putrefacción, que sus carroñeros nos devoraran. Pero, todas eran patrañas nada más, para explicar algo que no conocemos y alabar el ego, escondido en algún lugar que realmente sabe cómo no dejar evidencias y si las deja, solo es por gusto.

23: 32, jueves 13 de Agosto.
 -Lleva tres días, desparecido el joven estudiante de derecho, que abuso de su ex pareja, a una semana de la ruptura. Juan Rincon, desapareció el mismo día en que atacó a la joven; sin embargo, sus familiares niegan que volviera a casa.  Con este joven ya son cuatro personas desaparecidas en este mes.

22:00, martes primero de Setiembre.
-¡Espeluznante! Se encontró un dedo meñique, aparentemente mordido, en las calles de  Jr. De la Unión. Las autoridades ya están con la señora, que encontró el dedo en la comisaria. Se realizaran pruebas necesarias, para determinar quién era este meñique y si guarda relación con las personas desaparecidas.

Entonces, apagó la televisión, algo extraño pasaba en Lima, la dorada se iba teñiendo de sangre. Y un macabro misterio se iba tornando más peligroso de lo que se esperaba. Las noches ya no eran seguras. Un asesino serial tal vez, uno como el de las películas, que nadie puede atrapar o seguro que sí pero, estamos en Perúsalen, la tierra que el sol ilumina y la noche contamina,  donde es más probable ganar la lotería a que se haga justicia.
-¿Y si son brujas?- Se consultó. 
-Ya duerme, Alli. Mañana tenemos mucho trabajo.
-Sí, papá.



2 comentarios:

  1. Qué miedo ver esas cosas en la Tv y peor aún, con la imaginación que tiene un niño xd

    ResponderEliminar