Y... ¿Dónde quedo yo?

-Es un pequeño frijolito. 
Aborrecía aquella situación. Era una película de terror en tercera dimensión, donde ella enfrentaba su peor temor y debía ser fuerte, pues era el príncipe azul y malvada bruja se había salido con la suya. Su princesa lloraba como si no hubiera un mañana. Y ella también quería llorar. “¿Dónde quedo yo?”, se preguntó Ross. 
-Felicidades- Atinó a decir el médico. – Debe tener cuatro meses de gestación. 
Ross abrazaba a Miguel, quien navegaba en un mar de lágrimas. Lucia se veía muy contenta, ese frijolito era fruto de su amor hacia Miguel y del morbo de él.  Acababa de cumplir de 17 años y el próximo lo recibiría entre panales, biberones y popo. 
Habían hecho siete pruebas entre sangre y orina. Les habían rezado a todos los santos y les habían fallado. Miguel y Lucia tendrían una bendición. 
-Saldremos adelante juntos. – dijo Lucia. Era la  más emocionada. Ross quería que la tierra la tragase. - ¿Quieres ser la madrina, Rossangela?
-Está bien… - Respondió.
-Sí, ahora viviremos juntos amorcito. 
Se sentía estúpida por enamorarse de un mocoso que lloraba no haber usado protección. Más estúpida porque ese mocoso era enamorado de su amiga. Increíblemente estúpida de aceptar ser la madrina del bebe. 
-Y…- Lo miró- ¿Dónde quedo yo?





Comentarios

  1. Le falta impacto , no explicas la relacion de los personajes, me parecio mas un harem que un NTR.¿Y donde queda lq escena de la chica llorando desgaradoramente porque la engañaron? En general es una buena idea para una historia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una micro historia. Un drabble.
      ¡Gracias por leer!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares