Saana - Capitulo 10.

Luces en la oscuridad.

Finalmente llego la semana de aniversario en el Reino de los cielos, los números de las diversas actividades empezaban a circular entre cuchicheos, para los alumnos era como simples vacaciones pues no hacían nada más que querer su colegio y participar en actividades. Finalmente empezaron los 10 días que duraría esta festividad, que para algunos era más un martirio. 

La semana iniciaba con el concurso literario, los alumnos harían gala de nivel de redacción y creatividad.  Después que el director diera su discurso por las festividades que se aproximaban los jóvenes regresaban a vagar a sus aulas, antes de entrar Karen fue a su casillero, tenía una por ser hija del director, iba sacar algunas cosas. 

-Por fin–Dijo a si misma abriendo el casillero, del cual cayó una nota, “¿Cuándo se la chupas a Maldad le puedes ver la cara o solo la panza?”, leyó mentalmente Karen, asustada, mientras una foto que estaba junto a la nota caía-No puede ser…-Se dijo observando una foto de ella y del líder del Imperio Grone, banda de pandilleros de San Martin de Porres. Sus piernas temblaron y viendo la letra la reconoció- Saana…  

Karen regreso a su salón asustada, para el concurso literario que consistía en armar un cuento o una poesía, la mejor sería expuesta antes de la salida por el autor, observo a Saana algo sonriente escribiendo. “Zorra, quien te crees para mandarme ese tipo de nota”, pensaba iracunda, pero no le quedaba más que escribir también. Como en todo secundaria el día educativo se había perdido, entre guerras de papel y chismes de salón en salón. 

-Onii-chan, ¿Sobre qué escribiste?-Pregunto Yliana acercándose a, él y a Diego. 

-Nada en especial, un itakonan y ¿Tu?-Respondió Sebastián, con una cara de no haber dormido una semana, pero en realidad era el aburrimiento, “Y una amenaza que espero que haya sido muy motivadora”, sonrió para sí mismo. 

-Jajá, yo un Lemmon Ichiruki 

Sebastián empiezo a reír, su amiga era adicta al sexo escrito, mientras Diego se preguntaba ¿Qué demonios es un lemmon?, sin darse cuenta su primer día de vagancia terminaba cada vez más rápido. Fueron llamados al patio central, donde se acomodaban mientras que el director anunciaba al ganador o ganadora. 

-Bueno chicos ha sido una gran jornada el día de hoy, pero ya tenemos una ganadora, el primer lugar en el concurso literario este año es…-Dijo dramáticamente tratando vagamente de aumentar la tensión, pero siendo las 3 de la tarde, los estómagos empezaban a entonar el himno de la hora del almuerzo. “Apura panzón me quiero ir a mi casa, pensaba Sebastián renegando su lentitud junto a Diego, quien pensaba que era una mierda ese tipo de actividades-Paraaaaaaaaaaaaaaa…. Gutiérrez, Saana del 4to A, con su cuento: “El héroe de mis sueños”. “¡Mierda!”, pensó Sebastián observando a Saana ir al medio del patio junto a director.- ¡Por favor, leemos tu hermoso trabajo!- Pidió, con una expresión de exigencia. 

El héroe de mi sueños…. 

Vivo perdida en el mundo de los demás atrapada en fantasías ajenas… sola y triste camino por las calles pensando: ¿Cómo llegue aquí?, extraño a mi familia y amigos pero, no puedo salir siento que estaré aquí por siempre…por favor sálvenme… me desesperaba sin darme cuenta se acercaban a mi personas extrañas que me ofrecían protegerme, yo ingenua acepte y caí víctima de esas personas malvadas.

-Por favor mamá sálvame- Grite  sin que nadie me auxiliara -¿Por qué estoy sola? -Me pregunte  sin darme cuenta alguien se acercaba muy sonriente… 

-¿Por qué esperabas ser rescatada?-Me pregunta.

-Porque soy muy débil- Respondí sin aguantar las lágrimas, él se acercó a mi limpiando mis lágrimas me ofreció su calor y su fuerza sin darme cuenta solo estábamos él y yo .

-Gracias por salvarme- Le dije… 

-No tienes nada que agradecer, te salvaste sola… 

-¿Quién eres? 

-No soy tu príncipe azul soy tu amigo -Me respondió sin dejar de sonreír.

-¿Cómo puedo salir de aquí? -Sin embargo, él dio media vuelta y se marchó - ¿A dónde vas? - Pregunte. 

-A la realidad

Sin darme cuenta desperté estaba en mi cama junto a una rosa negra y una pequeña nota,

-El destino nos unirá. 

-Aun puedo sentir como si estuviera, yo sé que volverá y me salvara detrás de esa mascara el me vera y sonreirá –Concluyo con su narración, Saana, botando alguna lágrimas. Agradeció. 

-Felicidades Gutiérrez muy emotiva historia- Felicito el cerdito, como ella le decía al director, “Definitivamente mi vida me comienza gustar”, pensó Sebastián mientras sonreía para si mismo. 

-Oe chipi ¿Por qué solo tu estas en el cuento? – Diego comenzó a fastidiar a su compañero camino a su casa a fumar un poco- Yo también me meche con Imperio. ¡Que injusto!

-Te invitare un abanó mierda – Respondió sonriendo.

El 2do día de la semana de aniversario era nada más que las olimpiadas de la escuela, Sebastián y Diego faltaron este día, no obstante Sebastián fue a ver a Demetri pero, no lo encontró y Diego degustaba de los abonos que le acaban de obsequiar, entonces escucho esa voz, “Pareces divertirte”, era la demonio o mejor dicho la loca, pues él la consideraba así.   

-¿Cuánto tiempo más falta?- Se preguntaba, ignorándola –Quiero acabar con esto ya. Yo quiero ser la muerte. 

El 3er día, más interesante aún era la jornada religiosa, un jodido paseo religioso, cargando la imagen de la Virgen Maria, al estilo de procesión. Era más que obvio que Diego no asistiría a la escuela y Sebastián fue recordando años pasados que le toco cargar a la imagen. “Pesaba como mierda”, pensó. Parado frente al frontis de la escuela se sentó en la vereda, observo el coro con nostalgia. “Carol cantaba hermoso”, recordó.  

Los alumnos ya se estaban retirando, se acercó con nostalgia a la imagen de la Virgen. Dibujo una sonrisa en su rostro. No creía para nada en las estupideces religiosas. Pero, con lo que había pasado al lado de Saana en esos escasos 2 meses, le hacían pensar que incluso la religión tenía una lógica. 

 -Comienzo a pensar que me odias-Dijo observando detenidamente la imagen, chasqueo la lengua-¿Qué tan mal te caigo? 

-Ella es incapaz de odiar –Dijo una voz femenina que se hacía  familiar. Su corazón salto desde de su pecho a su garganta, sus piernas temblaban. Sintió asco de sí mismo, pero parecia una señal divina para él.  “Retiro lo dicho”, pensó inmediatamente Sebastián volteando a un costado a observar a Saana.  “Gracias”, pensó. 

-Sabes él nos ama a todos, tal vez no te des cuenta pero, yo he pasado mucho y siempre ha estado ahí. Sabes se lo agradezco demasiado–Dijo Saana observando la imagen también. Se persigno.  

-Puede ser, solo suerte- Contradijo Sebastián. Recordó que ella lo llamo patán antes de desaparecer.  Tal vez así lo recordaría. 

 -Tal vez aun no te das cuenta que esta ahí. No quiero sonar egoísta pero me he salvado de muchas –Dijo Saana sonriéndole. Él comenzaba a alterarse. “Genial, resulta que me gusta una monja”, pensaba Sebastián observando la imagen junto a ella, él también se persigno- puede que tengas razón-Respondió sonriendo también. 

-No sé por qué me siento también. Ayer pelee con mi novio –Comento Saana, le sonrió también.  

-¿Por?-Pregunto Sebastián tratando de parecer desinteresado. 

-Este celoso de un chico que no existe. Jaja, es tierno -Respondió Saana riendo. Realmente lo amo bastante. 

-¿Qué no existe?- Pregunta Sebastián- “¿Bastante? “, repitió mentalmente, ese había sido un golpe bajo. 

-Es un chico con que soñaba, que me protegía por más que parecía un completo idiota estaba ahí cuando estaba sola, pero la semana pasada lo vi… reconocí sus ojos llenos de valor tras esa mascara– Agrego Saana inclinándose a la imagen. 

-Los sueños son lo más bonito de la vida- Respondió Sebastián. 

-¿Cuál es ese sueño? 

-Algo sin importancia. 

 -Pues oremos por nuestros sueños. Para que algún día los alcancemos. –Propuso, él se lamentó.  Y juntos oraron, Sebastian no recordaba del todo la oración; sin embargo, la oración a la virgen le dio una inusual paz.  

-Bueno amigo, fue un gusto por cierto mi nombre es Saana – Se presentó antes de irse.  

-Sebastián, un gusto – Respondió muy serio Sebastián observando cómo se marchaba. “¿Qué es lo que ese supuesto Dios quiere?”, pensó.  

El día central de los 10 días de aniversario tal vez era el más importante en la escuela, claro para el director a los alumnos les daba igual, el dia paso aburrido con el discurso del director y los números artísticos de los alumnos de primaria, los de secundaria se lucirían luego. Sin más emociones este día no pudo terminar. 

Se agotaban los días de celebraron, las aulas eran caravanas preparándose para la anhelada noche de talentos. Los chicos de secundaria debían lucirse en diversos números, en su mayoría baile y canto. 

 Sin contar a las aulas de 4to y 5to preparaban una quermes profondos para sus respectivos viajes y fiestas de promoción.  Ya en el octavo día de celebraron todo estaba listo, y durante la tarde de brujas comenzaría el paseo de antorchas del nivel primaria.

Las horas pasaron, se dio pasacalle de antorchas acompañado de una bulliciosa banda y arlequines, que regresaban a la escuela. El escenario estaba montando con gran majestuosidad, los puestos de ventas y actividades estaban listos también. 

-José, Valeria ¿Aún no se casan?-Pregunto Rosa, sonriendo entre los alumnos que paseaban por el lugar que tenía varias atracciones. 

-¿Casarnos?-Pregunto José tragando saliva, era en el puesto de matrimonios de 4to A, el precio era 20 soles. Incluía anillos y firma de tratado. 

-Si…-Dijo Rosa asustada, al ver la cara de Valeria al notar la reacción de José.  Era obviamente un matrimonio de mentira; sin embargo, José consideraba el precio algo elevado. 

Mientras comenzaban a presentarse los números artísticos de los niveles de 1ero y 2do, dentro de la escuela, las otras presentaciones se preparaban y ensayaban esperando su turno. Saana estaba más que nerviosa que el resto de sus compañeras. 

-Tranquila todo va a salir bien- La alentaron.  

-Gracias- Respondió Saana, tratando de tranquilizarse, cerca de allí Sebastián, Diego y otros chicos conversaban muy tranquilos. “No sé por qué me llama la atención ese chico… es como… si lo conociera de antes”, pensaba observando al grupo de 5to, hacer raros pasos de baile. Recordó haber conversado con el día de la jornada deportiva. Luego en casa de su amiga Gabriela, quien era hermana de Diego,  los vio fumando y escuchando a YMCA.  

En ese momento su celular sonó índico la llegada de un mensaje, ella no tardo en revisarlo era de Marco.

“Mucha suerte amor, lamento mis celos irracionales, Te amo” -Marco <3 

Sana sonríe, guarda su celular y sigue practicando su canto. Sin dejar de observar de reojo a los chicos de 5to. 

-¿Cómo me convenciste para hacer esto?- Cuestiona Sebastián a Diego observando su atuendo. Vestía unas legins negras, una casaca de cuero, sin polo y un gorro negro. Era idéntico al Sr. Esclavo de South Park. 

-Jajaja- Se burló Diego, recordó cuando fueron a ver los vestuarios y parecían más grandes, hasta que se los probaron- Mírame a mí, soy el policía poton – Efectivamente tenía un traje de policía y el pantalón ajustado que usaba, era saca cola. 

Siguieron bromeando junto al resto de los chicos sobre sus vestuarios, estaban Raúl y Jordán junto a ellos. Definitivamente perderían sus dignidades, pero se divertirían. Era la primera vez que Sebastián participaba en las actividades de la noche de talentos. 

-¡Ahora con ustedes el aula de 4toa de secundaria!- Anuncio el director- Ellas representan a Pandora- En ese instante empezó a sonar mientras las chicas empezaban a cantar. 

Su canto fue más aplaudido que ningún otro acto, una vez terminado las chicas bajaron tratando de aguantar la risa al ver los extravagantes vestidos del otro acto. Saana no pudo contener la risa al verlos.  Jordán iba sin polo con el traje de indio, Raúl era un vaquero, Sebastián un fetiche de motociclista y Diego un policía motorizado. 

-¡Ahora señoras y señores para cerrar la noche les presentamos el último acto, conformado por los más machos todo el 5to, son los Village People! 

“Gordo hijo de puta”, pensó Sebastián tomando aire para tener el valor de subir. “Maricon”,le siguió Diego igual de preocupado que Sebastián.  Las profesoras empezaron a gritar, se escucharon las palmas.

La canción empezó a sonar mientras se escuchaban las carcajadas del público, un indio, un policía, un constructor, un vaquero y aparente motociclismo empezaban a bailar. 

It's fun to stay at the YMCA, It's fun to stay at the YMCA.

They have everything for young men to enjoy, You can hang out with all the boys..

It's fun to stay at the YMCA, It's fun to stay at the YMCA. You can get yourself clean, You can have a good meal, You can do whatever you feel..

-Jajaja- Reía José junto a las chicas- No creí que tuvieran el valor de hacer eso. Esos huevones. ¡Cómo no me anime! 

It's fun to stay at the YMCA, It's fun to stay at the YMCA. They have everything for young men to enjoy, You can hang out with all the boys..

♪♪♪♪

he can Hey! hey! hey, hey, hey! macho, macho man (macho man)

i've got to be, a macho man macho,  macho man i've got to be a macho! ow....

-¿Macho man? jajaja- Seguían las risas de tan divertido baile.  

Termino la noche de talentos, adornando la noche eterna con bombardas llenas de colores hermosos. Las risas estaban por doquier. Los chicos de 5to se tomaban fotos con sus compañeros.  La noche había sido perfecta.  Esa calidez del momento toco en lo más profundo de todos y ese compañerismo hizo entender a Sebastián, todo lo que perdió al enamorarse. 

El último día de este largo aniversario era un baile de gala celebrando la clausura del aniversario, consistía en alumnos invitaran a las alumnas para esta noche. Una ridiculez pretenciosa, según mucho pero, habría comida gratis. La mayoría de parejas eran quienes se regocijaban en esta festividad. 

-Sebastián ¿Con quién iras estas noche?-Pregunto José acercándose a él que se encontraba con Diego y Cecilia. 

-No planeaba ir-Respondió sin interés. 

-¿Y tú Diego?  

-Con la Srita. Cecilia Guerrero –Respondió abrazando a Cecilia. 

-Cecilia, llega un cinturón de castidad –Recomendó Sebastián. 

-¿Eh?- Cecilia, parecía no entender. -¿Por qué?

-¡Puto!- Grito Diego. 

-¡Cochino!

Desde hace ya varias semana, Diego era el saco de box de Cecilia, sobre todo con sus bromas calientes, que a la dulce e inocente Cecilia no entendía. 

Rápidamente llego la hora de salida, todos se dirigieron a sus casas sin excepción, pues en la noche seria la gran gala. Las horas pasaron más rápido sin darse cuenta la noche llego.

La escuela estaba preparada el patio central estaba libre con una hermosa decoraciones y mesas en las esquinas más al frente un estrado donde se encontraban el director y los profesores ya esperando la llegada de los alumnos… cabe resaltar que esta fiesta solo era  de 3°,4° y 5°.Unos minutos después llegan las parejas acomodándose por el lugar. 

Llegan José junto a Valeria y Diego con Cecilia poco después entran Rosa y Branco, Flor y Jordán. Poco a poco se van acumulando las personas  tanto de los 3 grados del nivel secundaria, alguna parejas causaban intriga, otras ya no eran novedad, eran ya las 9 p. m. y se daría inicio a la gran noche. 

“¿Para qué vine?, creo que será mejor dejar a Saana y a Diego en paz… pero, cuando empiece ese juego”, se detuvo de pensar observando la escuela y recordando a Saana “Ya no será mi problema”, concluyo su pensamiento ya dispuesto a marcharse. 

-No vas a entrar…-Escucho volteando a observar. 

Era Saana con un hermoso vestido y muy arreglada, se veía realmente hermosa dejando boquiabierto a Sebastián.  Era viernes por la noche, los demonios jugaban cartas. La noche ocultaba algo increíble que pronto se desataría. Su sonrisa lo cautivo. 

-Esto es muy pretencioso- Respondió Sebastián mirando al frente para no mostrar interés. – Pues no tengo pareja.  

-Ya somos dos…- Dijo Saana sentándose junto a él, en el columpio de alado.-  Si es algo pretencioso.  

-Es una noche muy oscura –Comento observando el cielo Sebastián - ¿Entonces?

-Sí, pero es muy hermosa –Respondió Saana observándola también- Me dan ganas de perderme en esta perfección y olvidar mis problemas.  Pues… ¿Vamos?

Sebastián se para dándole la mano, Saana se para con ayuda de él y van juntos hacia al colegio, entran juntos observando que estaban en pleno vals se dijeron a la pista también. Ambos se observan fijamente, Sebastián toma por la  cintura a Saana y coge su mano empezando a baila.“Saana y Sebastián…. Pero, es cierto cuando fui al hospital ya no estaba, no sé qué demonios está pasando pero llegare al fondo de esto”, se dijo a si mismo José al verlos bailar, mientras que el bailaba con Valeria. 

-Oye, ¿Por qué nos miran tanto?-Pregunta Saana al ver como los observaban. Una extraña calidez emergió de su pecho, el tacto tan tosco de Sebastián la ponía nerviosa. 

-Pues… tienes novio.  

-Es raro… pero, me siento bien… esto es algo que quería. 

-¿Qué si?, seguro que quería ir a baile de este tipo- Respondió Sebastián observándola. 

-No… es algo más fuerte- Observándolo fijamente a los ojos.  

-No te vayas a torcer el tobillo de nuevo -Concluye Sebastián una vez terminado el vals mientras que Saana seguía observando sus ojos.  “Esos ojos…. ¿El tobillo? No, no, ¿Sebastián?”, reacciono aterrada Saana dejando caer una lagrima por su mejilla “¿Por qué mis padres me ignoran…? Sé que he sido una mala hija pero no lo merezco…”, escucho, sus piernas temblaban.

“¡Muévete! ¡Mierda! “,“¿Quién es este chico que corre contra mí?…no puedo creerlo me ha salvado pero parece fastidiado….”,“Espero que le guste el bento que le prepare, es un chico lindo pero se le ve tan fastidiado siempre…creo que le gusto eso me alegra”, “Le falta cerebro para ser mi amiga…..”,“Es un tonto, pero porque me afecta tanto…. Es un idiota como todos los demás…. Marco me pregunto qué estarás haciendo, extraño mucho a mis padres y a ti”, “Lo siento de verdad, pero tengo tanta presión creo que Karen no me lo perdonara, aceptare mi castigo”, “A Soledad no le gustara saber de esto”, “Sebastián otra vez tu… porque siempre apareces cuando me pasara algo…. Es tan fuerte y decidido.”  

“No es capaz ni de disculparse, pero sin embargo me coge la mano y me sonríe es un chico algo raro pero él me gusta… y su carta fue muy linda” –“Creo que nos tendieron una trampa.” 

“Podemos salir el otro sábado…” 

“Me pidió que salga con él…. Es una cita no puedo creerlo ya quiero estoy decidida seguiré con mi vida pero quiero a él en ella”

“Cuando te de la señal corres…”

“No puedo dejarlo así, no quiero ver más volverle…. Siento mucho dolor pero me siento bien a su lado gracias por esta oportunidad… espero que si llego a sobrevivir pueda darte gracias y besarte una vez más… Adiós Sebastián”- Recordó Saana en apenas un instante observando a Sebastián.  

-Miren, hay estrellas fugases –Dijo una chica observando por las ventanas. 

La noche oscura se iluminaba, las cartas fueron jugadas. Los demonios salían de cacería. 

-Eso quiere decir que…-No pudo completar Sebastián que era abrazado por Saana. 


-Idiota… ¿Por qué no hiciste nada porque recordara?-Reprocho Saana solloza mientras lo abrazaba con todas sus fuerzas. 

-Jaja, era algo fastidioso, tenías novio-Respondió Sebastián abrasándola también. – La vida es extraña. Saana aun sigues maldita.  

-¿Qué?- Lo miro aterrada. - ¿Qué quieres decir?

-Tu dios te eligió para ser la muerte. 


Capítulo Anterior                    Siguiente Capítulo

Comentarios

Entradas populares