Saana - Capitulo 6

La chica maldita.

Como un páramo dorado, las calles del Jirón de la Unión lo aturden. Fastidiado e irritado por la gran cantidad de personas, que como criaturas nocturnas que salen de sus madrigueras van de casa, es decir de fiesta. Suspira, nunca le gustaron las fiestas y no iba a una desde la última a la que fue con ella.

-Sebas, vamos a bailar- Insiste su compañera, Rosa, la cual lo había convencido de ir a celebrar su reconciliación, cual pareja de enamorados, aunque solo eran amigos, esos que se pelean por cojudeces y se dejan de hablar meses- ¡Vamos la música esta genial!- Arrastrándolo a regañadientes a una de las discotecas.  

-Tsk- Chasqueo la lengua, y acepto.

Sebastián odiaba la música electrónica, no le encontraba ningún sentido a muchos ruidos molestos, en distintos tonos e intentando tener un ritmo absurdo. Su amiga muy animaba trajo una jarra de sangría, él solo se limitaba coger unos cigarrillos.

-¿Desde cuándo fumas?- Pregunto la mormona, que pecadora que lo había arrastrado hacia nido escandaloso de precoces jóvenes buscando diversión.

-Desde que empezaste a tomar, mormoncita.

-Jiji- Saco la lengua y se sirvió otro vaso- ¿Desde cuándo te gusta Saana?- No obtuvo respuesta, trato de entender que para Sebastián aún era difícil hablar de relaciones. Incluso, en el pasado cuando ellos fueron pareja, Sebastián era muy amable, pero un completo idiota que siempre creía tener la razón. – Ehmmm, ¿Aun no la olvidas?

-Es difícil olvidarla. – Respondió, sus ojos se rajaron levemente ante lo admito, se sintió idiota al notar que un cigarro le había afectado. - Escucho voces en mi mente, que me quieren alejado de ella.

-Uhmmm- No supo que responderle, se sintió una desconocía, nuevamente le ofreció un trago algo apenada.- Sabes, te quiero mucho idiota. No la cagues de nuevo.

Él sonrió, ella entiendo que eso era un “yo también”, y comenzaron su noche de sábado entre risas, alcohol y uno que otro beso, después de todo eran exnovios y muy débiles al alcohol.

Pasaron los días, una semana después en la Sebastián había faltado a clases, sus amigos no tardaron en preocuparse. “¿Qué tanto le podría afectar el encuentro con Carol?”, se preguntaron. No solo él había faltado a clases; sino, también Rosa, con quien había salido el fin de semana anterior, no estaba asistiendo tampoco.

Llego el timbre de salida de otro día más en la escuela, en un lunes de mierda, Saana sale junto a sus amigos, notando a Sebastián junto a Rosa afuera sentados en el parque rápidamente cambia su mirada a algo fastidia ya eran más que obvios los sentimientos de ella hacia él. Pero, ella deseaba no admitirlos. “Nunca vi a Sebastián tan alegre, siempre lo noto fastidiado pero, con esa chica es tan distinto, que tiene ella que lo puede hacer sonreír…”, pensaba, mientras le niño con cara de pez, notaba sus obvios celos-Idiota…

-¿Qué paso, porque han faltado estos días?- Pregunto la novia de Martínez, al ver tan cariñosos a los exnovios. “Ella es más linda que tu”, escucho perturbada. Intento ignorarlo, pues ya había hablado con sus amigos de eso. Y le aterraba pensar en lo sobrenatural.

-Yo estuve de enferma y el vago de mi costado se quedó dormido- Respondió levándose del columpio y pellizcando a Sebastián.  

-Tenia sueño pues–Se excusó, observando a su estorbo favorito distante, “¿Celos? Jaja, esta chica es única.” Pensó divertido, desde que comenzó a ver anime, había tenido la lejana ilusión de tener una novia así y ella cumplía las expectativas muy bien.

-Eres el mismo vago de siempre Sebas –Dijo Rosa yendo con los demás- Bueno chicos vámonos-Añadió llevándose al resto con ella dejando solos a Saana y Sebastián.

“Ahora estamos solos… me pregunto porque hicieron esto, si solo somos amigos que estará pensando a él se le ve tan tranquilo y raramente alegre del chico que me salvo aquel día, desde ese día me siento tan bien con el creo que no lo quiero aceptar pero yo lo… ”-Saana se perdía en sus pensamientos hasta que fue interrumpida.

-Estas en las nubes.-Comento Sebastián mientras caminaban juntos. 

 -Jaja, si un poco.

“¿Que estoy haciendo? Por qué deje que Rosa me meta en esto, pero la verdad ya es tiempo y esa maldita que”-, pensaba Sebastián también interrumpido.

-¡Yuhuuu!-Exclamó Saana, moviendo sus manos al frente de Sebastián –Luego yo soy la distraída.

-Jaja, es contagio.

-¿En qué pensabas? Seguro en Rosa- Dijo ella tratando de ocultar su curiosidad-“Porque ella si está viva…”, comenzó a sudar frio. Nuevamente esa voz la atormentaba.

-Conozco esa mirada- Dijo, sin mirarla- Oh vamos, no me hagas una escena de celos.

Saana resbala por lo escuchado torciéndose levemente el tobillo.

-Sí que eres despistada –Comento Sebastián agachándose.- Eso se ve mal.   

-¡Me duele idiota!-Grito Saana adolorida en la pista.

-Incluso así eres muy linda- Dijo Sebastián sonrojando a Saana mientras este la tomaba en sus brazos cargándola.

Saana se sonrojo mucho pero se sentía muy bien, echando su cabeza en el pecho de Sebastián que la cargaba de manera muy delicada como a una princesa.

-Esto es muy cliché.

-Pero, es lindo. – Ella le sonrió.

.

Rosa iba junto a José, Valeria y Raúl, los chicos insistían algo que no preguntando por que el cambio de actitud de Sebastián hacia Saana, pero Rosa ocultaba pudo contener.

-¡Esta bien! A Sebastián si le gusta Saana –Grito Rosa ya estresa por las múltiples preguntas. 

-Lo sabía- Dijo José acomodándose los lentes en señal de existo – Era muy obvio, nunca maltrata tanto a alguien.

-Hacen una linda pareja, me alegro por Sebastián ya era tiempo –dijo Raúl alegre también con la noticia –“Suertudo…”

-Ya ahora dinos ¿Qué paso el lunes con Carol?- Pregunto Valeria con mucha curiosidad.- ¿Y cómo así se besaron?

-La tonta vivo a pedirle su amistad y Sebastián la largo –Respondió Rosa mientras iban paseando y luego de casi tropezarse- ¡Maldita chismosa! 

-Jaja, por eso no se puede ser amiga de la ex – Comento Martínez.- Que mejor que reconciliar su amistad, que con un remenber.  

-Pues, lo vi, me vio .Nos abrazamos y somos amiguis de nuevo- Explico, mientras interpretaba la escena -Luego me conto lo de Saana… y salimos a una disco el sábado.

-Los dos se quieren y son buena pareja –Dijo Valeria algo feliz por sus amigos- No te metas en ese relación, Rosa.

-No es eso, chicos lo que les diré es algo grave y no sé cómo decirle a Sebas después que admitió que quería a esa chica…- Dijo Rosa un tono muy serio poniendo serios a los chicos.

 -¿A qué te refieres Rosa?- Preguntó José. 

-¿Qué pasa con Sebastián o con Saana?-Preguntó Raúl también. 

-Chicos, esto es absolutamente un secreto, el día miércoles yo si vine a la escuela pero en la entrada escuche al instructor Montesinos conversar con un Sr. que decía ser el padre de Saana… -Dijo Rosa muy seria deteniéndose.

-¿Que tiene eso?- Pregunto José interrumpiendo con emoción. De pronto recordó esas voces extrañas que hablaban de una chica muerta, por ocasiones.

-Déjame terminar , el Sr. dijo que su hija Saana  Gutiérrez está en coma, desde el mes de Marso –Dijo Rosa casi gritando dejando boquiabiertos a todos.

-¿Qué?- Dijeron a un solo sonido los chicos sorprendidos.

-¡Esa chica es una impostora! –Grito Rosa mostrando desesperación -¿Quién es ella?- Se preguntaron todos casi estupefactos.

.

Sin pensar en nada más que ¿Qué sentían realmente por el otro? Lo que si sabían era  lo bien la pasaban uno junto al otro. El amor en la juventud, es el clímax de la vida, un amor libre de deudas, hijos y problemas que lo deterioran.  Y a la vez es tan idiota.

-¿Va cómoda señorita?-Preguntó Sebastián.

-Si Sr. González, eres muy cómodo- Respondió Saana indicándole por dónde ir.

-Lástima que usted este algo pesada….

-Idiota, es volteando a la izquierda –Respondió Saana indicándole un Dojo de Kendo.

-Wao, olvidaba que tu familia era japonesa – Dijo el chico muy sorprendido.

-No vivo con mis padres, después del incidente me mude con mi sensei….- Saana  borro la linda sonrisa de su rostro.

-Oye, este sábado saldré con mis padres pero me gustaría mucho salir contigo el próximo sábado…. –Dijo Sebastián tocando la puerta. 

-Claro, claro que me encantaría –Respondió sin dudarlo ni un segundo. 

.


Al día siguiente Sebastián iba de paseo familiar y Saana se encontraba echada en su cama recostada sin poder hacer nada por su tobillo. Mientras tanto, sus amigos jugaban a los detectives junto a un inusual profesor que se prestó para la investigación.

Sebastián en su aburrimiento en el auto de sus padres coge su celular ya que este vibraba y observo un mensaje de Saana. 

“Hola :3”

“Hola (: como estas?”

 “Bien :D aburrida no me puedo mover de mi cama u.u y tu que tal? (:”

“Te entiendo detesto estar metido en este mostro de metal  ,en que piensas? n.n “

“en algo muy especial <3 y tu? ;)”

“En cosas mías… que haces?”

 “u.u echada mensajiandote “

“u.u? también te mensajeo y espero que sea Sabado *.*”

“nada olvídalo yo también lo espero con ansias me gusta pasar el tiempo contigo c:”

“Me alegra ori eso :D oye ayer estabas celosa de rosa no? xD”

“Baka!! -.-/  como puedes oírme? Eres un idiota! ¬¬” 

“Jaja lo sabia, me gustas mucho oír tu voz :D”


Echada en su cama su celular sonó ella lo coge rápidamente se sonroja.

-Me gustas mucho…. ¿Oír tu voz? –Lee suavemente Saana dibujando una sonrisa en su rostro, “Lo hizo al propósito estoy segura… ”, pensaba sin dejar de sonreír empezó a teclear. 

"a mi también me gustas  tu voz sobre todo cuando cantas (: *-*”

“Jaja, no me lo recuerdes D:”

José junto a Rosa y sus amigos habían ido a averiguar que sucedía realmente con Saana y para eso tuvieron un aliado inesperado, su extraño profesor.

-Chicos esto demasiado sospechoso, la madre de Saana dice que ella no asiste a la escuela desde de Marso y estamos en Julio-Comento el profesor muy intrigado “¿Qué está pasando?”

-Sigo sin creer que sea una impostora es idéntica a la Saana Gutiérrez que conocíamos antes –Agrego José muy fastidiado.

-Deberíamos tener cuidado en que nos estamos metiendo –Dijo Raúl asustado. 

-Vamos al hospital no está muy lejos, hay veremos si la chica que está en coma es o no es Gutiérrez – Dijo muy seria Rosa-“Una impostora… ¿Porque?”

-Vamos, pero si es una impostora o no, está prohibido comentarle esto a Sebastián ya que él es el más cercano a ella –Ordeno el profesor encaminado al hospital junto a Rosa, José , Raúl ,Flor ,y Valeria.

El día paso rápido después de eso, sin darse cuenta la noche cayo y los chicos junto a su profesor cometieron un grave error al ir a buscar algo más allá de lo que podían imaginar.



-Saana Gutiérrez –Dijo un extraño que estaba en la puerta de la habitación 408 del hospital de donde salían los jóvenes y su profesor- Así que esta es la diversión de los demonios. Una chica maldita.

Capítulo Anterior                    Siguiente Capítulo

Comentarios

Entradas populares