Saana- Capitulo 4

Problemas, disculpas y conejos

Lo único más fastidioso un lunes por la mañana, teniendo que ir a clases a las 7 y sin desayuno son los pseudohermanos, chicos que tienen un lazo de amistad con una chica al a que se quieren tirar y se hacen llamar hermanos. Esa mañana José  había estado esperando a Sebastián en la puerta de su salón, subestimando la gran habilidad de Gonzales en el arte de la tardanza, terminó sin poder ingresar a su clase, muriendo de frio porque olvido sacar su chompa y él nada que llegaba. 

-¿Te vas a disculpar con Saana? – Pregunta José, al verlo salir del baño de chicos con su mochila, había llegado de frente a lavarse la cara.   “Que fastidio con esta chica”, pensaba el interrogado. Martínez noto el fastidio de su amigo. “¿Por qué te preocupa tanto este tipo?”, nuevamente esas voces- ¿Escuchaste esa voz?

- Pues no. Para ambas la misma respuesta.

-Discúlpate huevon-Insistió.

-Exactamente de, ¿Qué?- Pregunta fastidiado ya que el profesor de la primera hora no lo dejaría entrar al aula por tardanza, ¿Qué podía ser más aburrido para él que llegar tarde? Pues tener que soportar que nuevamente se entrometan en su vida. “Si lo empujas nadie lo notara, todos están en clases” , escucho.- Es tentador pero me caes bien.

-¿De qué hablas huevon? Ella escucho tu conversación con Luis, no te hagas el que no sabe nada – Reprocha José “¿Cómo puede ser tan idiota?”, pensó.

-¿Que si? Pues el molesto debería ser yo, es  de mala educación escuchar conversaciones ajenas –responde bromeando Sebastián –“Así que por esto es el drama”

-Deja a Carol atrás–Responde José yendo a su aula 

-“Para lo que me interesa tu opinión, comienzo arrepentirme de haberla salvado…. Ahora que lo pienso ¿Porque lo hice? Porque me arriesgue por una chica que ni conocía .Ahora debo deshacerme de ella, otra plástica más…“-Pensaba Sebastián dirigiéndose a su aula.

(…)

Sebastián toca la puerta implorándole al profesor Alberto Caballero que lo dejara pasar, este accede dándole un golpe en la espalda ,dicho profesor adoraba maltratar a los tardones, su engreído era Sebastián pues todos los días llegaba tarde ,busco a Luis con la mirada ubicándolo junto a Yliana quienes le habían guardado sitio. Se sienta su lado a escuchar la clase de trigonometría o a jugar cartas, dependería que hacían sus compañeros.

-Y Kurohige le quita el poder de su fruta del diablo a Shirohige - Dijo Luis, quien conversaba con Yliana de One piece.

“Mierda, porque me senté aquí “pensó Sebastián algo harto que siempre hablen de lo mismo, cada vez que se juntaba con ellos hablaban de One piece, una y otra vez.

-Luego llega Shanks y se detiene la guerra. Entierran a Shirohige  junto a Ace- Dijo Luis deprimido- ¡Maldito gordo barbón!

-Qué triste – Respondió Yliana comprendiendo su dolor, ambos lagrimearon, Sebastián levanto una ceja aun extrañado, alguna vez se animó a ver One piece pero era demasiado largo, además parecía afectar al cerebro.

-Si muy triste –Agrega Sebastián,

-Ni vez y hablas oe.

-Oni- chan mira One piece es el mejor anime del mundo –Yliana al notar el fastidio de Sebastián, quien la considera su hermana le sonrió. Ambos tenían los mismos gustos. – Es mejor que Bleach

-Claro Nee- san, por cierto te quería preguntar algo –Responde algo avergonzado por su pregunta  -¿Cómo le pido disculpas a una chica?– Pregunta cerrando los ojos para no ver su expresión. 

-¿Te vas a disculpar?- Casi grito Luis riéndose, él tenía la culpa de eso. Inmediatamente todo el salón volteo a ver al grupito de atrás que conversaba en clase.

-Gonzales, Cruz y Dávila sepárense ahora mismo –Exigió el profesor muy molesto.- ¡A la próxima te dejo afuera y es más te quito la chompa Gonzales!

No pudieron conversar durante la clase debió a que los cambiaron de sitios, una vez terminada la hora de trigonometría se acercan nuevamente.

-Hazle una carta – Le recomienda Yliana muy animada. Sebastián alzo los hombros completamente perdido, a su ex nunca le dio tal cosa y su letras no era muy bonita-Dile a Teresa que te dibuje algo, a Cielo que lo pinte y a Mayumi que escriba porque tu letra es un asco – Comenzó a reír.  

-No tenías que ser tan sincera….

.

Luego de clase de trigonometría, el día continuaba pesado con filosofía de la profesora Rosa Rey, la cual era extremadamente aburrida y para mala suerte de los chicos llevaban unas clases atrasados por lo cual se les iba programar una clase de recuperación pronto. Sebastián aprovecha el cambio de hora para cambiarse él de sitio. Se sentó con Luis, debía comentarle algunas cosas, además cuando se trabaja de rajar solo con él se entendía. 

-En que te metes, Karen es la hija del director te van a expulsar –Dijo Luis al escucharle ese enfrentamiento cuando defendió a Saana- Está bien que Gutiérrez está bien buena pero te vas a cagar.

-Hija del director, del presidente .Me vale una mierda –Respondió –Me conoces bien.

Pasa la hora rápidamente tocando la campana de receso, todos salen de sus aulas hacia la cafetería Sebastián sale rápido para no cruzarse ni con Saana, ni José pero antes de llegar el instructor Montenegro lo intercepta cual criminal y se lo lleva a la dirección. Mientras tanto Saana bajaba junto a José, quien se ganó muy rápido su confianza, buscaban a Sebastián pero se sorprendieron al verlo con Karen en la dirección.   Saana ya se esperaba lo que iba suceder y era completamente su culpa.

-¿Qué pasa? – Pregunto José confundido.

-Lo han llamada a dirección por lo de ayer- Responde la chica algo angustiada.

-¿Por lo que te defendió de Karen?

-Sí, es mi culpa. Lo van a expulsar – Dijo Saana deprimiéndose aún más. “Solo traes desgracia contigo”, escucho nuevamente sintiéndose peor. – Si, yo debería alejarme de ustedes.

-Tranquila eso no va pasar – Dijo a Luis quien los había escuchado, entraba en escena sonriendo. José se consideraba el mejor amigo de Sebastián pero si había uno casi idéntico a él, ese era Luis. Sebastián al igual que toda la escuela sabía las juntas de Karen y lo íntima que era del Imperio Grone de San Martin de Porres, el propio Luis la recuerda saliendo de una de las casas de esos delincuentes juveniles mareada. -Miren hay viene –Comenta sonriendo. –Sebastián se acerca con una sonrisa zorruna observando a Luis, Saana y José.   -¿Cómo te fue? –Pregunta el gringo alzando la mano.

-Creo que no veré a Karen en un buen tiempo…

El receso termina después de un rato con José muy fastidiado por la actitud de su amigo, Saana muy deprimida pensando que Sebastián estaba molesto con ella por su llamado a dirección y Sebastián se burlaba de Karen  junto a Luis.

“¿Por qué perdonarla? Debiste echarla”, escucho esa voz misteriosa pero no respondió, él pensaba  lo mismo.

.

Ya en el aula, Gonzales termina de contar los detalles de cómo Karen se tuvo que retractar en su acusación, además de pedirle el favor que no dijera nada sobre sus amistades y el rumbo que tomaba su vida. 

Luego de terminar su pequeña historia, fue donde Teresa y sus amigas, necesitaba el favor. José ya no jodideria, comería gratis en el receso, y en cierta forma la chica era entretenida. De ese tipo de plagas que te da pena dejar por algún motivo, como una gripe para faltar a la escuela.

-Chicas ¿ya? -Pregunta Sebastián algo apurado.

-Espera un poco aún falta – Responde Teresa

La clase continúa con Sebastián jodiendo a las chicas algo estresadas, quienes poco a poco iban perdiendo la paciencia. Teresa no le hacía dibujos a Sebastián desde que estaba con Carol y no tenía regalo de aniversario y recuerdo que nunca le pago, pero volverlo a ver con ese brillo en los ojos valía la pena.

-¿Ya está? – De nuevo.

-Aun no- Responde Mayumi quien era la que escribía la carta. 

Termino la clase de Biología cambiando a la de historia que ya era la última. Pero el bucle de Sebastián acabando con la paciencia de sus amigas seguía casi eterno.

-¿Ya está?

-¡Carambas que estresante eres! – Grito Cielo perdiendo la paciencia – ¡Ya está lista! 

Sebastián lee la carta, le parece bien y espera a la salida para entregarla, el tiempo pasa más rápido de lo que parece tocando la campana de la salida .Saana sale junto a Valeria para volver a regresar juntos en grupo. Raúl y José las asustan por detrás y se quedan esperando a Sebastián quien estaba encerrado en el baño pensando: “Saana esto es para ti  no, no eso es demasiado simple, bueno Saana ten, no tampoco es muy frio y si le digo a Nee san que se la de? “Pensaba el chico, por más que sea una persona oscura, era ridículamente tímida. Luego de un rato se arma de valor y sale a buscar a Gutiérrez, sale a la calle buscándola con la mirada pero no la encuentra.

-Bueno será el lunes- Se dice Sebastián al no encontrarla “El lunes….si me acuerdo”, sonríe pues realmente no lo haria

-Onii chan, ¿No encontraste a tu chica? –Pregunta Yliana.

-No, será el lunes.

-¿Vamos juntos?–Dijo Yliana yendo junto con él conversando de novelas fanfiction, ambos vivían cerca del otro -“Onii chan, engañas a cualquiera menos a mi… yo sé que ella te gusta.”

Van caminando muy normal sin darse cuenta alcanza al grupo de Saana que los observa pensando que son pareja. “Sebastián eres una mierda”, piensa José observándolo tan sonriente con otra chica “Enamoras a una, para irte con otra…. No creí que caerías tan bajo” Aun no creía que Carol le hubiera afectando tanto de volverse con completo idiota, bueno uno más idiota de lo que era. “Que idiota, como puede hacer esto es más que obvio que Saana babea por el” pensaba Valeria compartiendo la misma mirada matadora que José 

-Onii chan mira es tu chica – Dijo Yliana señalándola con intención de que notaran que hablaban de ellos.

-No era necesario que la señales –Responde Sebastián sin esconder su fastidio-“¿Qué planeas Yliana?”, pensaba. “Mándala a la mierda”- No.

- Bueno me voy yendo. Suerte –Dijo Saana rápidamente se despide para no cruzarse con Sebastián quien iba tras ella.

Saana avanza más rápido y Sebastián va tras ella ignorando al resto del grupo dejando sola a Yliana junto a ellos.  Sabía que en el fondo él estaba enamorado de ella, era demasiado raro que él le tomara importancia a esa chica.

-Ojala la alcanza –Dice Yliana mirando como jugaban a las chapadas. 

-¿Para que la sigue?- Pregunta Raúl

-Es secreto.

.

José había planeado una salida grupal, aprovechando la buena acción de su amigo con Saana, quedaron en encontrarse el sábado. Sebastian dudo en ir, pero no perdía nada deseaba comprar algunos mangas y pues la oportunidad era buena, además jugar algo de rock bank  o Yu gi oh  no les caería del todo mal.  Aunque sabía que esa pequeña garrapata llamada Saana , estaría ahí. Recordó con un cierta sonrisa su expresión angelical al leer la carta que mando hacer para ella.

-Suéltame –Pide Saana sin mirarlo, estaba demasiado resentida con él. 

-Me debes la vida, así que espera. 

-¿Qué quieres? – Pregunta sin voltear a verlo.

-Ten... -Responde dándole la carta –“Que estupidez, no debería hacerlo. Ella debería mamártelo al menos, le salvaste la vida”- ¿Qué vas hacer qué?

Saana la recibe y su semblante cambia al notar que estaba sellada con un corazón. Al escucharlo se extraña pero no le toma importancia.

-Me tengo que ir deje sola a mi Nee san– dice Sebastián sonriéndole mientras ella lo observaba como en un trance .

-Oye , mañana iremos a Arenales en grupo ¿Puedes ir?-Pide Saana antes que se valla .

-Supongo que si –Responde Sebastián besándole la mejilla dejándola sorprendida a ella esta vez. Ahora estaban a mano.

Ya los 2 de regreso en sus casas tranquilos pensaban un poco esa rara amistad que tenían, Saana apenas se conecta le cuenta a José y a otras de sus amigas mientras que Sebastián se hecho a descansar por tan agitado día. Era un completo haragán.

-Luces muy contenta Saana –comenta una mujer entrando  a su habitación: era alta, pelirroja, su tez era clara y de ojos negros a través de sus lentes. 

-¿De verdad? Profesora - Pregunta contenta Saana.

-No es nada profesora – Responde Saana sonriendo.

-Ya descansa, es algo tarde para estar en la pc –Recomienda Micaela saliendo del cuarto de Saana –“Tienes que volver pronto…”, con una pequeña sonrisa agridulce.

Saana se recuesta en su cama pensando en Sebastián y antes de dormir solo dice para despedirse.

-¿Qué son esas voces que escucho?

Si había caído redondo en el juego de José, al ver a Saana completamente sola, considerando que el había llegado casi una hora tarde. Esta vez no lo tomo tan mal, ellos de seguro jugando en alguna cabina de internet Dota , esperándolo.  

-Hola, ¿cómo estás?- Dijo Saana al verlo.

-Hola, bien ¿los demás? –Pregunta Sebastián al verla sola.-“No me jodan” , noto algo completamente extraño y obvio.

-No lose, llevo media hora esperando, creo que nos plantaron –Dijo Saana –“Esto es raro…”, pensaba ella,”Mierda, es una trampa”, confirmo Sebastián sacando su teléfono para llamar a José 

-Alo, José ¿dónde están? Llevamos tiempo esperándolos…. ¿Qué? ¿Y Raúl? Tampoco…. Te voy a…… -decía Sebastián mientras que Saana lo observaba “Se le ve muy bien, me pregunto que pasara con los demás, no creo que nos hayan…”, es interrumpida por Sebastián  -Nos tendieron una trampa –Se notaba bastante fastidiado- Odio que nos quieran emparejar… 

-Y ahora ¿Qué haremos?- Pregunta Saana algo preocupada 

-Pues caer en la trampa, sería un desperdicio del este día –Responde Sebastián –Hay un buen clima hoy….

Saana lo observa mirar hacia al cielo, por un instante se pierde en esa calidez, no era tan malo como parecía…. Al menos eso pensaba ella. Salen juntos hacia a Arenales sin saber que eran seguido por: José, Valeria, Raúl y Yliana quien también se había prestado para esta trampa. Tomaron la 73, el buz que los llevaría hasta allá, el punto de encuentro de adolecentes vírgenes amantes del manga y anime.

Llegan muy rápido entrando a la tienda de los mangas y empiezan a observar Saana se anima y compra uno de Elfen lied mientras que Sebastián se lleva 2 de Gantz. Salen conversando de manera muy amena.

-Recuerdo que la última vez que vine, te vi con Tenza Zangetzu –Comenta Sebastián.

-Sí, mi profesora me dio el dinero es que quería hacer un crossplay, cosplay de un personaje del sexo contrario, de Ichigo bankai con su máscara hollow –Responde.

-¿Profesora? , ¿También eres cosplay?- Pregunta Sebastián entrando a otra tienda.

-Es mi primer cosplay, si mi profesora de Kendo –Responde Saana buscando la máscara hollow -¿Tú también eres cosplay?

-No, yo si tengo dignidad –Responde, Saana hace un puchero ante su comentario – Hey, hay esta tu mascara.  

-Sí, pero no me alcanza no vi comprar los mangas – Se deprimió un poco.

 “Parece que si quería esa mascara… bueno se sobra dinero pero no ni se te ocurra Sebastián, no que estás haciendo no, no te atrevas…..”, pensaba Sebastián comprando la mascara. 

-Pensé que tu si tenías dignidad… 

-Es para ti tonta….

Saana la recibe contenta, lo abraza .Sebastián vuelve a pensar que era exagerado pero esta vez le sigue el abrazo mientras tantos a lo lejos se escuchan pequeños chillidos de sus espías.  

-¿Una máscara? Habiendo tantas cosas le regala una máscara – Reprocha

Valeria observando.

-Pero es cualquier mascara es la máscara holllow de Ichigo – Responde Raúl  -Con un regalo así, yo me caso

-Es un gran progreso Onii chan es casi tan mezquino como Luis –agrega Yliana riendo

-Jaja, es cierto es bien duro –Comenta José riendo también.

El día pasa rápido Sebastián acompaña a Saana a su casa mientras conversaban un poco de ella, era bueno conocer a la chica con la que salía, después de todo ya no le fastidiaba tanto su existencia. Se pararon frente a una tienda de mascotas, la cual parecía más prisión de alta seguridad con letreros de no tocar las jaulas.

-Escuche que tuviste un accidente….

-sí, fue a inicios de año ese día pelee con mi Otou sama salí de mi casa corriendo y fui atropellada- Dijo apena Sana observando un conejito. 

-Ya veo ¿Y tu madre? –Pregunta Sebastián 

-Ella está en Japón, viene pocas veces al año siempre la extraño mucho- Se deprime aun más, pero no llora se siente demasiado feliz para eso. “No me mires así me siento mal por preguntare algo así maldición que débil me estoy volviendo…. Que hago deja de mirarme”, pensaba Sebastián observando a Saana solloza “Mierda….” -Lo siento, me deprime hablar un poco de eso -Responde observando que Sebastián cogía un pequeño conejo lot ,orejas caídas. -No, no es necesario- dijo Saana al observa que compraba al conejo que estaba observando.

-Tranquila, solo no te pongas así es tuyo-Responde Sebastián algo dolido por dentro. No exactamente por dentro sino en su bolsillo trasero donde colocaba su billetera.  

-Gracias pero. Este pode pode este podemos tenerlo juntos como si fuera nu... nuestra –Tartamudeaba algo sonrojada 

-Claro, ya vamos que es algo tarde –Responde Sebastián saliendo con la coneja de la tienda.

-¿Puedes cantar algo para que se duerma?- Pregunta

-No tienes tanta suerte  

Mientras que atrás los que los venía siguiendo se quedan impresionados no por lo tierno que había sido Sebastián si no por lo que había gastado una máscara hollow está 25 soles y un conejo raza lot es de 105 soles. Sebastián deja en su casa a Saana y va de regreso a la suya 

-Adrián, ya llegue.-Dijo Sebastián entrando a su habitación.

-Mama tiene una reunión llegara tarde y papa ya se fue a trabajar – Comenta Adrián entrando a la habitación también- ¿Porque tienes esa cara de tragedia? – Pregunta.

-Gaste más de 150 soles hoy – Entre lágrimas.

-¿No podías llevarla a un hotel más barato?-Pregunta Adrián impresionado. – Esta bien que la quieras impresionar, pero algo más barato hermanito.   

-¡No la lleve a ningún hotel!

-No me digas más que te pego-Agrega Adrián burlándose de su hermano-



“Cada día pienso más que mi hermano es gay”


Capítulo Anterior                    Siguiente Capítulo

Comentarios

Entradas populares